Don’t _miss

STEM Women Congress

 

Create opportunities through science. This initiative is driven by STEM STARS.

<We_can_help/>

What are you looking for?

“Durante mucho tiempo se vendieron los videojuegos como cosas para niños, y no para niñas”.

Gina Tost. Periodista especializada en tecnología, videojuegos y start-ups.

Gina Tost es profesora en la UPC, escritora y periodista especializada en tecnología, videojuegos y start-ups, trabajando con medios de todo el mundo.

Gina Tost es graduada en Arte Electrónico y Diseño Digital por la Escuela Superior de Diseño ESDi (Universidad Ramon Llull). Es precursora del vídeo online, antes de la invención de YouTube, y cofundadora de Geenapp, plataforma de promoción de apps. En 2015, publicó su libro “Vida Extra”, sobre la historia y diseño de videojuegos.  

Actualmente ejerce como periodista y tiene una amplia experiencia especializada en tecnología, videojuegos y startups. Ha trabajado para cadenas de televisión, emisores de radio, periódicos y webs de todo el mundo, incluyendo España, Estados Unidos y Japón, entre otros. También es profesora de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), de TecnoCampus (UPF) y de La Salle. 

¿Cuándo decidiste dedicarte al periodismo especializado en videojuegos? 

Fue sin querer. Empecé a hacer contenido cultural, y lentamente fui migrando al periodismo de tecnología y videojuegos. Supongo que es porque me gusta mucho, pero también porque se me da bien. No es algo fácil de explicar en algunos medios. Sobre todo hace años, en el que los videojuegos tenían muy mala prensa. 

 
Fuiste precursora del vídeo online en el Internet, antes de la invención de Youtube, ¿por qué decidiste iniciarte en este mundo? 

Por necesidad. Creaba contenido y se me rompió la herramienta con la que creaba contenido. Así que me compré una cámara y empecé a grabar vídeo antes de que existiera YouTube. Lo subía a mi servidor y era toda una movida. No era fácil porque necesitabas ciertos conocimientos técnicos que por suerte no me faltaron. Ser una mente inquieta tiene estas cosas. 

 
Has trabajado en medios de España, Latinoamérica, Estados Unidos, Japón… ¿Qué diferencia has detectado entre estos países en cuanto al mundo de la tecnología? 

En el sueldo, básicamente, ¡jajaja! No hay muchas diferencias entre países, mucho más por filosofía de trabajo entre empresas, pero son parecidas entre las que encontraríamos en dos empresas del mismo país. 

“Se ha demostrado que las mujeres somos el 47% de las videojugadoras”

 
Hoy en día muchos niños y jóvenes pasan más tiempo jugando a videojuegos que jugando en la calle con sus amigos. ¿Podríamos decir que es una tendencia más masculina que femenina o es la misma en ambos géneros? 

No estoy de acuerdo en ninguna de las dos afirmaciones de la pregunta. Ni es algo para niños, en el que se ha demostrado que las mujeres somos el 47% de las videojugadoras, y tampoco se quedan encerrados en casa en vez de jugar en la calle. Si los niños no juegan en la calle es porque las ciudades no están pensadas para ellos. Los parques tienen poca inversión, son pequeños, están sucios y a veces hasta superpoblados de otras criaturas porque hay pocos en la zona. Es la tristeza en la que nos encontramos. 

Los niños juegan a lo que pueden y tienen delante. Muchos padres utilizan la tecnología como canguro digital, y eso les es más cómodo que ir al parque cuando les da pereza. 

 
Durante mucho tiempo, la mujer aparecía en los videojuegos como una figura explosiva y sexualizada. ¿En qué punto estamos ahora? 
 

Estamos en el mismo punto, pero como mínimo somos conscientes y empiezan a aparecer alternativas interesantes. 

El problema no son los videojuegos, son los medios culturales en general. Si nos fijamos en las series o las películas veremos que las mujeres guapas son explosivas, que las guapas son tontas, que las listas no son bonitas y son frikis, que James Bond está con todas las jóvenes. 

Lo que sorprende es que un medio tan joven y moderno siga arrastrando estas cosas que deberían de estar superadas. 

 
Es evidente que hay una gran diferencia entre el número de mujeres y hombres ejecutivos en la industria del videojuego, ¿a qué crees que se debe? 

Durante mucho tiempo se vendieron los videojuegos como cosas para niños, y no para niñas. Eran “herramientas”, como los coches de carreras o las llaves inglesas. 

Además, la falta de referentes femeninos tampoco ha ayudado. Hice una prueba en la universidad y cuando pregunté por una creadora femenina, menos de un 1% sabía darme el nombre de una. 

 
¿Hay talento femenino en España para el desarrollo de videojuegos? 

¡Claro! Pero a veces no tienen visibilidad. El creador de videojuegos no se pasea por ferias y galas vestido de largo. Es un trabajo delante de un ordenador bastante “oculto”. Le toca a la prensa sacarlo fuera para que se le conozca bien. Tenemos, por ejemplo a Mariona Valls, que es una creadora que se dedica al arte y a manejar su propia empresa. Un referente. 

 
¿Cuál crees que es una buena forma de fomentar que las niñas y las mujeres se interesen por estudios STEM? 

Lo que he dicho: Referentes, marketing y políticas de discriminación positiva. No estaba muy de acuerdo a este último punto, pero como no estamos llegando “de maneras normales”, habrá que darle un empujón. Es lo que ha ayudado a la industria del cine a tener más visibilidad y a tener mujeres directoras. Vamos a centrarnos en lo que funciona. Y a quitarnos el síndrome del impostor que tenemos todas: Si el camino que tenemos nosotras es más difícil, habrá que ponerle remedio de alguna forma. No es igualdad, es equidad. 

 
¿Qué desigualdades o discriminaciones piensas que hay en el sector de los videojuegos? 

¿Por dónde empiezo? Lo mismo que hay en cualquier sector tecnológico y cultural. No somos especiales. 


¿Qué obstáculos has tenido que superar para llegar a donde estás profesionalmente? 

La verdad es que no ha sido fácil pero no puedo señalar nada directamente, porque se me ocurren muchas cosas, pero no son ejemplos concretos. Son bastante virtuales.  

He tenido mucha suerte en algunas cosas, eso también. Pero es mejor que la suerte te encuentre luchando duro, que no en babia.  

 
¿Cómo concilias la vida familiar con el trabajo? 

Como mayor me hago más me doy cuenta que la conciliación no existe: Se le llama renuncia. 

Que yo pueda estar dando una conferencia hasta las 9 de la noche, o un sábado a 300 km de mi casa, significa que no estoy con mi familia y que he dejado de hacer cosas. Y no me pasa sólo a mi. Hay millones de mujeres en todo el mundo haciendo esto. Y hablo de mujeres, pero al final somos las que “culturalmente” se nos atribuyen este tipo de roles de cuidado familiar. 

Hay también hombres haciendo esto, cada vez mucho más, que asumen su parte del trabajo. Pero no en todos los entornos. 

Lo que necesitamos no son “hombres comprometidos”, sino una sociedad en su conjunto, en la que los que toman decisiones sean conscientes del problema y den soluciones: Poder llevar niños al trabajo, terminar a horas razonables, no poner reuniones a última hora, etc… No es hombres vs mujeres, sino luchar todos juntos para subir a una sociedad saludable. 

¿Qué consejos darías a las mujeres que quieran iniciarse en el sector? 

Que no va a ser fácil. Que se van a desesperar. Que hay días que querrán mandarlo todo al carajo. Y están en su derecho. Hay que luchar y trabajar hasta la muerte (nada lo merece), no hay que forzar nada que tu cuerpo no te pida. Trabajar en otros sectores o de otras cosas está también genial. Lo primero es la salud, y lo segundo viene despues. Que cada uno haga lo que le diga la intución. 

“No es hombres VS mujeres, sino luchar todos juntos para subir a una sociedad saludable.”

Share This