Don’t _miss

STEM Women Congress

 

Create opportunities through science. This initiative is driven by STEM STARS.

<We_can_help/>

What are you looking for?

>Blog >“Espero que Wompreneur deje de tener sentido porque hayamos conquistado la igualdad”

“Espero que Wompreneur deje de tener sentido porque hayamos conquistado la igualdad”

Clara Lapiedra. CEO de Marlin Capital Partners & Fundadora de wompreneur.com

Clara Lapiedra es consultora de startupsBusiness Angel, especializada en el crecimiento acelerado en etapas iniciales. A lo largo de sus 20 años de carrera, ha emprendido varios negocios propios con éxito. Aunque se licenció en Traducción e Interpretación, cursó el Máster en Estudios Internacionales de la Universidad de Barcelona, especializándose en Derecho Comunitario Internacional. Más tardé, cursó el Máster en Administración de Empresas en ESADE. 

Su último proyecto es Wompreneur, una comunidad virtual que tiene como objetivo ayudar a emprendedores a convertir sus proyectos en realidad. Opta por la conciliación familiar sin renunciar a las aspiraciones laborales. Clara participará en el STEM Women Congress, en la sección de Network. Hemos tenido la oportunidad de hablar con ella de manera más cercana.

Empezaste en el sector empresarial hace 20 años, ¿cómo crees que ha evolucionado el sector en estos años? ¿A nivel social cómo se ha percibido esta evolución?

Cada vez hay más mujeres científicas en centros de investigación principales, aunque por lo que yo conozco de primera mano, que es bastante, el problema viene a la hora de plantearse una maternidad. Los proyectos y las becas suelen ser de unos cuatro años y son medidas constantemente, con lo cual viven con una presión tremenda que les hace tener que estar al mil por cien en cada proyecto. Es algo parecido a las mujeres deportistas, donde me gustaría destacar el reciente caso de la atleta norteamericana Allyson Felix que hizo rediseñar los contratos de patrocinio a deportistas haciendo que la maternidad no pudiera ser considerada una penalización. ¿En serio en 2019 aún estábamos así? Me parece que queda mucho por hacer y a menudo es a nivel social donde se puede terminar con estas prácticas.

Es evidente que hay una gran diferencia entre el número de mujeres y hombres ejecutivos, ¿a qué crees que se debe?

Tradicionalmente, el peso de la casa caía sobre la mujer. En la actualidad, aunque los roles estén casi equiparados, creo que pocas veces he escuchado a un directivo reconocer que ha llegado a su puesto gracias a que su mujer asumía más peso en la casa y los hijos. Sin embargo, es curioso observar como en los pitches, cuando una mujer cuenta su historia y la comparte, suele mencionar que tenía el pleno apoyo de su marido. Sin duda queda mucho por recorrer todavía.

“Cada vez hay más mujeres científicas en centros de investigación principales, el problema viene a la hora de plantearse una maternidad”

¿Cuál crees que es una buena forma de fomentar que las niñas y las mujeres se interesen por estudios STEM? 

Sin duda hay que dar visibilidad a las referentes que han abierto camino, desde Marie Curie e incluso mucho antes. Congresos como éste hacen una gran labor de evangelización, pero habría que empezar antes, con programas en escuelas e incluso con más ejemplos de mujeres en libros de texto.

En algunos sectores, conceptos como el techo de cristal o la brecha salarial son muy evidentes, ¿crees que en el ámbito de los negocios también es así?  

Por mi experiencia realizando encuestas y leyendo los informes de las principales consultoras y escuelas de negocios, diría que más que por sectores, va por empresas. Me gusta pensar siempre en positivo, tengo que decir que cada vez son más las empresas que aplican políticas de igualdad por convicción y luego se dan cuenta de que también les supone una mayor rentabilidad porque el bienestar de las personas influye de forma directa en su productividad. Es un win-winen toda regla.

¿Qué otras desigualdades o discriminaciones piensas que están presentes en el sector? 

Como te digo, me gusta mirar en positivo, porque si no habría que echarse a llorar todos los días. Aunque por mi especialización, me doy cuenta de que a veces cuesta que las políticas de conciliación propuestas por las empresas sean bien comprendidas y respetadas por algunos cargos intermedios. Sigue habiendo presión para quien debe solicitar una reducción de jornada y en especial para padres que desean ejercer su derecho al permiso por el nacimiento de un hijo o una hija. A veces los buenos propósitos se quedan en un papel y a la hora de plasmarlos tienen sus complicaciones.

¿Qué obstáculos has tenido que superar para llegar donde estás en tu carrera?

Pues unos cuantos, pero en especial a partir de mi maternidad que, para colmo, me reincorporé de mi baja maternal embarazada de mi segundo hijo. Pero no miro atrás más que para sacar el aprendizaje de que esa situación me hizo darme cuenta de que mi prioridad número uno es la familia y es una línea roja que no voy a cruzar. Ya he rechazado proyectos por no ser compatibles con la forma que tenemos en familia, porque es una decisión consensuada, del tipo de familia que queremos construir, tanto para los niños como entre nosotros.

¿Cómo consigues conciliar la vida familiar con tu trabajo? 

¡Pues como un Tetris! En una familia donde ambos padres trabajamos, intentamos centrar nuestra actividad laboral al rato en que nuestros hijos están en el colegio o guardería. Yo tengo la suerte de que mi marido tiene mucha flexibilidad y yo también desde que soy emprendedora, aunque eso no se traduzca en trabajar menos. Trabajo muchas horas, aunque por suerte intento que la agenda cuadre y cada noche se actualiza para el día siguiente, pues siempre hay imprevistos.

“Hay que dar visibilidad a las referentes que han abierto camino, desde Marie Curie (…) pero habría que empezar antes, con programas en escuelas y con más ejemplos de mujeres en libros de texto”

Teniendo en cuenta tu trayectoria y tus 20 años de experiencia, ¿qué consejo darías a las mujeres que se inician en el sector? 

Que sean persistentes. La forma es la misma, idéntica a la forma de trabajar o de emprender que de los hombres. Sólo nos hace falta un plus de paciencia y de perseverancia. Si te rindes estás perdida. Que no te pongan límites y si tienes que insistir, lo haces. ¡Entre todas tenemos que derribar el sesgo inconsciente!

Háblanos de tu último proyecto: ¿de dónde surge la idea de crear Wompreneur? ¿Por qué es definida como “la comunidad profesional para mujeres”? 

En realidad, hace muchos años que me dedico a la consultoría en emprendeduría. Primero part-time y luego a tiempo completo. Cuando decidí ayudar a emprendedores realicé una encuesta donde respondieron unas mil personas. En ella me di cuenta de que el 82% de las personas que se planteaban emprender lo hacían por la imposibilidad de conciliar en sus respectivos trabajos. ¿No es triste, esto? Así que me dije: “enfócate a mujeres, pero de forma inclusiva”. De hecho, tenemos un montón de hombres en la comunidad.

¿Qué proyectos de futuro tienes? 

Pues si me preguntas por futuro te digo, aunque suene paradójico, que espero que Wompreneur deje de tener sentido porque hayamos conquistado la igualdad. No me importaría que la comunidad desapareciera mañana porque sería for the greater good, como dicen los americanos. Por si acaso, me sigo dedicando a la consultoría, especialmente para empresas, donde doy charlas y elaboro planes de innovación.

Share This