Don’t _miss

STEM Women Congress 2021

10 y 11 de NOVIEMBRE 2021

ONLINE y PRESENCIAL (espacio por determinar)

<We_can_help/>

What are you looking for?

octubre 2021

Fiona Vives es una chica STEM. Una joven ingeniera que forma parte de ese 35% de chicas que han cursado o cursan estudios relacionados con las ciencias, la tecnología, la ingeniería o las matemáticas. Su trayectoria es admirable y es que, desde bien pequeña, tuvo claro que se decantaría por el mundo de la tecnología. 

Ya en el instituto la idea de estudiar ingeniería le rondaba por la cabeza. Sin ser muy consciente de que las mujeres tienen una presencia escasa en ese mundo, se dio cuenta de que era la única chica de su clase que estaba matriculada en las asignaturas de ciencias. Pese a ello, y pese a los obstáculos que la sociedad les plantea a las mujeres STEM, Fiona es Ingeniera en Diseño Industrial y Desarrollo de Producto.  

Ser una chica STEM la ha hecho superar retos de forma constante. Tal es así que Fiona ha diseñado un recurso terapéutico, un proyecto llamado MIRA (Motor Imagery Rehabilitation Assistant), con la colaboración de eDCA (equipo de soporte al Daño Cerebral Adquirido), un servicio de la sanidad pública especializado en rehabilitación de lesiones por Daño Cerebral Adquirido (principalmente ICTUS) que forma parte del Gruop Mutuam.  

Hablamos con Fiona, para conocer su opinión acerca de la situación de las chicas STEM en la sociedad y para conocer más sobre su proyecto.  

Las mujeres tienen escasa presencia en las áreas relacionadas con STEM, ¿dónde crees que está el problema? 

Yo también me hago esta pregunta a mí misma, ya que yo formo parte de ese 35%. Si intento buscar respuesta, pienso en mi época en el instituto, mi primer contacto con el mundo STEM. Yo era la única chica de mi clase que cursaba optativas de tecnología, informática y dibujo técnico, así que imagino que lo que falla no lo encontramos en el instituto, sino mucho antes.  

Hay muchos factores que afectan a ese bajo porcentaje, desde las actividades extra escolares a las que nos apuntan cuando somos pequeños, los juguetes que nos compran de manera diferenciada a chicos y a chicas, lo que vemos en el mundo que nos rodea e incluso la falta de visibilidad de las mujeres STEM en nuestra cultura. No aparecen en libros de texto, en novelas, ni en la televisión, ni en nuestro entorno más cercano. Quizá el problema radica ahí, que no estamos prestando suficiente atención a lo que rodea a las más pequeñas, que al final, es lo que las nutre.  

¿Has tenido que superar algún obstáculo para llegar a la cima de tu carrera? 

Creo que he superado obstáculos desde el momento en el que decidí cursar la carrera de Ingeniería. Cuando le dije a mi profesor de tecnología que quería decantarme por esa carrera, ya me advirtió de si estaba segura de ello y de lo complicada que resultaba esa carrera. Todo el mundo me advertía de lo mismo. Dudé de mis capacidades, ¿era suficientemente lista para una carrera tan difícil? Las inseguridades que me crearon acerca de esa idea me hicieron cuestionarme a mí misma.  

Mi gran suerte fueron mis padres y mi entorno más próximo. “Estudia algo que te guste de verdad”, me repetían. Y la tecnología me gustaba mucho. Así que supongo que ahí acepté el primer “reto” que la sociedad me planteaba. Ser una chica STEM.  

A pesar de ello, pienso mucho en todas esas chicas que no tienen ese apoyo, aquellas que, por el miedo a no ser suficientemente buenas, no son capaces de afrontar el reto que supone ser STEM en la sociedad actual.  

Así que, podría decir que el obstáculo más importante fue en el momento de elegir los estudios, siendo estos las dudas y miedos que la sociedad me implantaba y yo me creía. A pesar de que ha sido el más importante, obviamente no ha sido el único, la llegada arrasadora del COVID-19 en mi último año de carrera me empujó al extranjero a realizar mis prácticas. Ahora que ya trabajo, cada día encuentro otro tipo de obstáculos. Creo que también son parte del aprendizaje, sin ellos, no sería quien soy. Siempre pienso que lo importante no es el obstáculo, sino la forma en la que te enfrentas a él.  

Que sigan haciendo lo que les gusta y no se dejen intimidar por las dudas o el miedo. Que busquen su pasión y la utilicen en todo lo que hagan. La tecnología es una herramienta con mucho potencial y ellas tienen mucho que aportar.

Tomando como referencia la herramienta de la tecnología y el potencial que tú le aportas a ella, ¿qué puedes decirnos sobre tu proyecto MIRA? 

MIRA es un recurso terapéutico diseñado por mí con la colaboración de edCA, el equipo de soporte al Daño Cerebral Adquirido, que está especializado en la rehabilitación de ese tipo de lesiones, principalmente de Ictus, que forma parte del Grup Mutuam.  

Este recurso consiste en una aplicación que mediante la Realidad Aumentada ayuda a pacientes que han perdido movilidad del brazo o la mano a recuperar o mejorar esa movilidad, para que sean más independientes en sus acciones diarias.  

Mi aporte a este proyecto ha sido el diseño, lo realicé durante mi trabajo final de carrera y actualmente se encuentra en desarrollo.  

¿Qué pretendes ofrecer con este proyecto? 

Me gustaría que este recurso fuese accesible para centros de rehabilitación de daño cerebral y hospitales especializados, para que muchos más pacientes tengan acceso a él y puedan beneficiarse de su uso. MIRA ayuda a que se visualice un movimiento y “engaña” al cerebro, estimulando así la creación de nuevas conexiones neurológicas en el área afectada por el daño cerebral.  

Ahora mismo solo hay diseñado un prototipo que se está utilizando en terapia a pacientes en diferentes estados de recuperación. De momento, los resultados que se están obteniendo son muy buenos, no solo en mejoras físicas sino anímicas ya que, al ver resultados, recuperan esperanzas.  

¿Cuál crees que será la tendencia en un futuro en relación a las mujeres en las carreras STEM? 

Me encantaría dar una respuesta, pero no lo sé. Ojalá haya menos desigualdad y no sea raro encontrar chicas en asignaturas STEM, o ingenieras en departamentos de ingeniería o en cargos directivos de empresas tecnológicas. 

Todos los pasos que se están dando en materia de visibilidad son importantes. Se dan oportunidades y reconocimientos para atraer a chicas a este tipo de estudios, toda la labor que se hace por esta causa solo puede resultar en una mejora. Y espero que así sea. 

Si tuvieses que dar algún consejo a las mujeres que se inician en este sector ¿cuál sería? 

Que sigan haciendo lo que les gusta y no se dejen intimidar por las dudas o el miedo. Que busquen su pasión y la utilicen en todo lo que hagan. La tecnología es una herramienta con mucho potencial y ellas tienen mucho que aportar.